Facebook Twitter Google +1     Admin

MONEDAS ANTIGUAS USADAS EN ZALAMEA LA REAL

20131117205943-real-de-vellon-2.jpg

Cuando en 2002 entró en vigor definitivamente el euro en nuestro país retiró de la circulación a la peseta y a las monedas de él derivadas: el duro, el real, la gorda y la chica, aunque estas dos últimas por su ínfimo valor hacia tiempo que habían desaparecido, pero a su vez la peseta, cuando se convirtió en moneda oficial en 1868, hizo desaparecer otras. Vamos a tratar de recordar algunas de aquellas antiguas monedas que circularon en nuestro pueblo desde el siglo XV hasta bien entrado el siglo XIX. Las que fueron  de uso más común en Zalamea, según constan en los documentos  eran el real de plata, el real de vellón, el maravedí, la blanca y el dinero. Conviene aclarar que el vellón es una aleación de plata y cobre que dependiendo de la inflación contenía más o menos de este último. Precisar hoy los valores de estas monedas es tarea imposible porque  variaron enormemente en función de la época, de la inflación derivada de las arcas reales y de la aleación con la que fueron acuñadas. Lo más usual era que el real de plata valiese dos reales de vellón y éste último 34 maravedís; teniendo en cuenta siempre que a lo largo de todos estos siglos se acuñaron piezas con un valor de varios reales (de a 8, de 40 e incluso de 50 reales), al igual que el maravedí de los que hubo piezas de 2, de 4 y de 8. El maravedí fue una unidad monetaria muy popular y estuvo vigente en España prácticamente hasta pasada la mitad del siglo XIX, llegando en algunos momentos a ser un valor de referencia sin que existiera físicamente. Algo parecido a lo que ocurre aún a algunas  personas mayores con la peseta.

 La blanca y el dinero eran monedas corrientes bastantes antiguas, de hecho solo encontramos mención de ellas en las Ordenanzas y también fluctuaron con el tiempo. La blanca valía usualmente medio maravedí. El dinero, vocablo derivado del dinar árabe, era una moneda de plata con aleación de cobre que  circuló en Castilla en los siglos XIV y XV y llegó a valer unas veces 7 maravedís, otras dos blancas y otras 5 blancas. Es curioso reseñar que estas monedas dieron lugar a expresiones populares que han quedado en la memoria de la gente, como es el caso de “tengo poco dinero” o “estoy sin blanca”.

 Hay otras monedas menos usadas, quizá por su alto valor, pero que no queremos dejar de mencionar, se trata del ducado, utilizado en Zalamea hasta prácticamente la primera mitad del siglo XIX  y cuyo valor usual era de 375 maravedís, es decir aproximadamente 11 reales de vellón, y la otra es el duro que equivalía a veinte reales y que hizo su aparición, como vemos antes de la peseta.

Aunque no aparecen mencionado en los documentos en Zalamea, el ducado dejo paso paulatinamente al escudo, moneda de oro, cuyo valor  medio aproximado era de 40 reales de vellón; el doblón (el doble del escudo), también de oro,  equivalía a 80 reales de vellón.

 Actualmente se ha tratado de establecer una equivalencia entre aquellas monedas y el euro. Algunos autores han establecido un valor del real de vellón de 10 euros para el siglo XVIII. No obstante es difícil fijar una correspondencia debido a las diferencia de valores entre los artículos de entonces y los de ahora. Si se tiene en cuenta los salarios la equivalencia puede ser distinta que si se toma como referencia los productos manufacturados, hoy más baratos en comparación con los de  entonces; igual ocurre si se toma como referencia los productos agrícolas, hoy más caros que en aquel tiempo. Haciendo pues una media puede darse una equivalencia del real de vellón con la moneda actual de unos 14 euros (2.300 ptas.)

Imagen de la foto: real de vellón

Manuel Domínguez Cornejo       Antonio Domínguez Pérez de León

17/11/2013 20:59 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris