Facebook Twitter Google +1     Admin

EL APROVECHAMIENTO DEL TINTO Y EL ODIEL EN LA EDAD MEDIA

20180911215352-piedras-de-molino-2.jpg

El Tinto y el Odiel son dos ríos que han tenido una importancia fundamental en el desarrollo histórico de Zalamea y su término municipal. El Odiel fuel el límite por el oeste del territorio zalameño desde que se conformaron sus lindes. El Tinto, sin embargo llegó  a estar dentro de su término ya que en la Edad Media este llegaba hasta la rivera del Jarrama, ambos tuvieron una papel señalado tanto en la prehistoria como en la Edad Antigua, no obstante, en esta ocasión vamos a detenernos en la Edad Media, que es el periodo en el que la explotación de ambos ríos alcanzó una importancia significativa para la economía de Zalamea.

Hay que distinguir el sentido de la función  que ambos ríos desempeñaron inicialmente. En primer lugar centrémonos en el Odiel. Fue este un río utilizado  especialmente en los aspectos agropecuarios; en aquellos momentos el río Odiel estaba libre de la contaminación producida por las actividades minerometalúrgicas, lo que suponía que sus aguas estaban limpias y eran susceptibles de ser aprovechadas para estas actividades: como bien es sabido su contaminación por las actividades mineras se ocasiona a finales del siglos XVIII y durante siglo XIX. Insistimos en que estamos situándonos en la Edad Media, con un panorama económico totalmente distinto al que se puede encontrar hoy. Para ello es necesario hablar del cultivo de una planta, hoy completamente olvidada, pero que en la época de la que hablamos ocupó un lugar destacado entre nuestras actividades económicas. Estamos hablando del lino. No vamos a extendernos en el proceso de obtención y elaboración, (para más información sobre el tema pueden consultar nuestro articulo “El lino, cultivado, hilado y tejido en Zalamea, revista de feria 1997, o en nuestra blog zalamealareal-historia.blogia.com), en este caso sólo recordaremos que para su aprovechamiento era necesario usar mucha agua  para “enriarlo”,  es decir mantener sumergido  durante un tiempo los manojos de lino una vez cultivado y recogido, con el fin de que se pudrieran las fibras no válidas y obtener las utilizables para tejer lo que resultaba una tela cuyo uso estaba muy extendido en el periodo que nos ocupa. Tenemos una prueba de lo que hablamos  en las Ordenanzas Municipales de 1535, capítulo 81, donde se menciona 

“Otro sí, después que los linos estuviesen enriados en Odiel…”

Bien es verdad que en algunos arroyos afluentes del río Tinto, libres de contaminación, también se utilizaron para enriar linos como se menciona en el capítulo 80 de estas mismas ordenanzas cuando dice:

“Otros en el arroyo de Santa María de Rio Tinto”

Otro aspecto a destacar por su  relevancia fue el aprovechamiento de la fuerza hidráulica  para mover los molinos harineros que se levantaron en el cauce de ambos ríos.

Está documentado que en la Edad Media la provincia de Huelva tuvo una intensa actividad cerealística   a la que no fue ajena Zalamea y como consecuencia de ello se levantaron numerosos  molinos harineros en los cauces de los ríos Tinto y Odiel.

Se han publicado excelentes trabajos sobre los molinos harineros de estos ríos, entre los que merece destacar los publicados en diversos medios por Adriano Gómez Ruiz y por Ricardo Gómez Ruiz.

El uso de la fuerza hidráulica en los molinos no requería limpieza en sus aguas y era compatible con su uso paralelo para otros menesteres. De la documentación consultada, así como de lo que hemos podido averiguar, se desprende que en Zalamea en el río Odiel hubo cinco molinos harineros, de los cuales tenemos indicios suficientes para asegurar que 4 de ellos tienen su origen en el Medievo; por su parte en el río Tinto, donde se encontraban  la mayor parte de los molinos de nuestro pueblo, existieron un total de 18 molinos de los que tenemos constancia que al menos 16 ya existían en la Edad Media. Encontramos  una prueba de ello cuando en el Libro de los Privilegios de 1592 se menciona:

 “…el arrendamiento de 16 molinos que están en el río Tinto”.

 Todos estos molinos reflejan la importancia de una actividad que debió generar rentas sustanciosas a sus propietarios o usufructuarios y sobre la que se generó una cultura arquitectónica y un movimiento económico  que en otra ocasión trataremos con más profundidad.

Pero no sólo la actividad agropecuaria centró la explotación de los ríos. Otra también muy interesante proporcionó riqueza al municipio, aunque los beneficios repercutieran en otros estamentos. Nos estamos refiriendo al acije o aceche que se obtenía en aquella época exclusivamente en el río Tinto ya que, por su elevado índice de contenido de metales en sus aguas, se precipitaba en forma sólida  en algunas zonas de sus márgenes.

Lo que popularmente se conocía como “acije” o “aceche” es la caparrosa, un sulfato nativo de cobre, hierro o cinz  usado en medicina y tintorería y especialmente  por esto último en la Edad Media fue muy apreciado.

Para conocer su importancia en aquella Zalamea del Arzobispo veamos lo que nos dicen las Ordenanzas Municipales de  1535, en el capítulo 127:

Otro sí, que cada y cuando hubiere acije en los ríos  que los alcaldes sean obligados a los mandar guardar hasta que se coja y que todos los ganados que no anden por ellos ni pasen sino por las pasadas siguientes, por la pasada del Val de las Tablas, y por  Paredes  Rubias y por encima del molino de Juan Nicolás y por el Argamasilla. Y que pasen los tales ganados acogidos. Y si fueren hallados en otra parte en los dichos ríos o no pasaren de la manera que dicha es que pague de pena por cada entrada cincuenta maravedís, la mitad para el concejo y la otra mitad para la persona que lo acusare.”

Estas severas sanciones reflejan la relevancia que tenía para el concejo la producción de acije. Y estaría justificado en tanto con ello se pagaban las rentas al arzobispo, a cuyo señorío, no olvidemos, perteneció Zalamea durante un gran parte de la Edad Media (1279-1580). El acije precipitado en el márgenes del río Tinto eran recogido por grupos  de mujeres y jóvenes enviadas por el concejo en el mes de agosto cuando el caudal del río estaba en su  nivel más bajo y su extracción era más fácil. Todos los indicios apuntan a que su producción se reservaba, como hemos dicho para el arzobispo. Así nos lo dice el clérigo Diego Delgado, que recorrió el antiguo término de Zalamea  en 1556, en su crónica:

“y ansí todas las orillas de este río están llenas de aceche…”

“ …son obligados los concejos de enviar sus cuadrillas de mujeres y mozas e mozos en todo el mes de agosto  a coger este aceche y con este aceche pagan al Arzobispo de Sevilla ciertos tributos, de los cuales ellos están obligados los concejos, y otras personas no lo pueden cogen en ningún tiempo, `porque es suyo, del Arzobispo, so pena de graves penas…”

Hemos querido dar  sólo un ligero esbozo  del aprovechamiento que con el lino, los molinos harineros y el aceche se hizo del Tinto y del Odiel en Zalamea, una estampa muy  distinta de la que nos presenta  el olvido en el que hoy están sumergidos.

Imagen de la ilustración:

Ruedas de moler colocadas en el interior de un molino harinero de origen medieval remodelado posteriormente.

 

Manuel Domínguez Cornejo                Antonio Domínguez Pérez de León

 

11/09/2018 21:53 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

LOS FERROCARRILES DE ZALAMEA LA REAL

20180731225505-ferrocarril-buitron.jpg

La historia del ferrocarril en Zalamea parece haber estado marginada. Es como si esa parte de nuestro pasado hubiese caído en el olvido y no hubiese interés  por recuperarla.  Sin embargo durante aproximadamente un siglo, desde el último tercio del siglo XIX hasta pasada la mitad del siglo XX, el ferrocarril llegó a formar parte de nuestras vidas, fue durante un tiempo nuestra principal vía de comunicación con el resto de la Cuenca Minera, con Valverde y Huelva y  determinó en gran manera el desarrollo urbanístico del pueblo. Además podemos decir con orgullo que nuestro pueblo fue el único de la comarca que dispuso de dos líneas ferroviarias distintas, cada una de ellas con su estación correspondiente, y uno de los pueblos con mayor longitud de tendido ferroviario comprendido en su término municipal de toda la provincia. Hablemos un poco de ello, al menos para hacer justicia a este capítulo de nuestro pasado.

             Empecemos diciendo que el tendido de la red ferroviaria en nuestra localidad estuvo relacionado en todo momento a la actividad minera y que los otros usos vinieron asociados a  ella. Nos vamos a limitar entonces a la historia del ferrocarril en Zalamea ya que para conocer la historia general del ferrocarril de Riotinto y Buitrón existen excelentes trabajos publicados en los que el lector que desee profundizar encontrará bastante información.

             El primer ferrocarril que llegó a Zalamea no fue, contrariamente a la creencia popular, el de Riotinto, sino el de El Buitrón. La Compañía que explotaba las Minas de El Castillo de El Buitrón ya había terminado un tendido ferroviario desde San Juan del Puerto hasta Mina de El Castillo que se terminó de construir en 1870 y que obligó a levantar pasada la aldea de El Buitrón, sobre el arroyo de Los Aldeanos, un puente  metálico de 62,50 m. de largo y 17 metros de altura, que aún puede contemplarse, aunque, por desgracia, muy deteriorado; pero en 1873 adquiere la Mina de la Poderosa, por aquel tiempo en el término municipal de Zalamea la Real ya que El Campillo no se segregaría hasta 1931, y se planteó construir un ramal hasta Zalamea, con un ancho de vía  de 1,067 m., el ancho de los ferrocarriles ingleses, para prolongarlo después hasta Poderosa. En el trayecto del Empalme a Zalamea  fue necesario construir un túnel de 129 m. de longitud, conocido como el túnel de los Membrillos. Al final del mismo, en dirección a Zalamea, había un apeadero y una estación de aprovisionamiento de agua para las máquinas. Este ramal se abrió al tráfico el 6 de Febrero de 1875, 29 años antes que el ramal de Riotinto a Zalamea. En las afueras de nuestro pueblo, hacía el este, se construyó una estación con sus dependencias y unas cocheras con plato giratorio para cambio de vías. Esta circunstancia vino a determinar que en torno a la nueva estación se construyeran casas para albergar a los operarios del ferrocarril y a sus familias. Este barrio, inicialmente, fue conocido como barrio de la Estación, a secas, lo de vieja vino más tarde.

             A continuación la compañia de El Buitrón comenzó a tender otro ramal para llegar a Poderosa, curiosamente con un ancho de vía inferior, 0,76 m, lo que obligaba a cambiar el ancho de los vagones y de las máquinas en la estación de Zalamea. Este ramal atravesaba la actual carretera en las cercanías de El Campillo siguiendo las zonas de menor desnivel aunque llegados al curso del río Tintillo, afluente del Odiel, tuvo que salvar un pendiente para llegar hasta el nivel del río de aproximadamente un kilómetro de longitud y un 33% de pendiente. Para salvar este desnivel se ideó un ingenioso sistema que permitiría el ascenso y bajada de los vagones de una manera segura, para lo que se instaló una máquina de vapor fija en la parte más alta que con un cable enganchado a los vagones permitiría subirlos  y bajarlos, aunque no sin riesgos ya que se produjeron varios accidentes. Esta máquina de vapor dio nombre al lugar que aún es conocido como “La Fija” donde aún puede apreciarse su ubicación.

             Volviendo de nuevo al ramal que terminaba en Zalamea, hay que decir que el gobierno obligó a la empresa minera a que enganchara varios vagones que permitiera el transporte de pasajeros y así lo hizo desde 1875 hasta 1934, convirtiéndose posiblemente en el principal medio de comunicación con Valverde y Huelva. Después de ese año fue interrumpido reanudándose nuevamente en 1942 cuando la propia compañía de El Buitrón cedió a FEVE  las instalaciones del ferrocarril que estuvo funcionando hasta 1967. Durante este último periodo, para el  trasporte de viajeros se puso en funcionamiento una máquina automotor, que los más mayores recordarán, que hacia el trayecto hasta San Juan del Puerto donde los viajeros tenían que hacer trasbordo para coger el tren que venía de Sevilla en dirección a Huelva.

             No podemos dejar de menciona al hablar del ferrocarril de El Buitrón  del ramal que la compañía ALKALY, nueva propietaria de la Minas de El Castillo, construyó en 1909 para unir las Minas del Tinto y Santa Rosa con las de Sotiel, también con una ancho de vía de 1,067 m. Este ramal comunicó una de las minas más activas de nuestro término a principios del siglo XX con el trazado de El Buitrón. Esta variante necesitó de la construcción de un imponente puente sobre el río Odiel del que aún se conservan sus pilares.

             La otra red ferroviaria era la de Riotinto. El ferrocarril que unía esta explotación con Huelva lo construiría la nueva compañía inglesa tras comprar las minas en 1873, destinándole igualmente un ancho de vía de 1,067 m. iniciándose ese mismo año y quedando finalizado en 1875. No sería hasta principios de siglo cuando la compañía proyecto la construcción de dos nuevos ramales, uno hasta Nerva y otro hasta Zalamea. Éste último, que es el que nos interesa, fue bien recibido por las autoridades locales que lo llevaban demandando hacia tiempo y  al que contribuyeron  con 40.000 ptas. y la cesión de los terrenos de propios por donde circularía la vía, construyéndose una estación al final del trayecto que llegó a conocerse con el nombre de Estación Nueva, para distinguirla de la ya existente, la antigua estación del Buitrón, denominada a partir de entonces como Estación Vieja.

            El tramo hasta Zalamea fue inaugurado el 20 de Junio de 1904, para lo que se celebró, tras un  multitudinario recibimiento al primer tren, una comida popular que tuvo lugar en la todavía no concluida Plaza de Abastos. Igual que ocurrió con la compañía del Buitrón, el gobierno obligó a la empresa minera a que transportase también viajeros y esa fue la principal función de este ramal aunque también se usó para transportar provisiones y mercancías para Riotinto. Todo lo cual quedó perfectamente reflejado en una reglamentación que ha llegado hasta nosotros y que recoge los costes y condiciones de los usuarios. De esta manera durante muchos años el ferrocarril fue prácticamente el único medio de comunicación que los zalameños utilizaron para trasladarse al resto de los pueblos de la Cuenca Minera. De él hacían uso no sólo los trabajadores sino todos los ciudadanos en general y en los últimos años los estudiantes a los que, en el caso de ser hijo de mineros, la empresa facilitaba un “pase” gratuito. En los años de tráfico más intenso llegó a haber hasta nueve  trenes diarios entre Riotinto y Zalamea. Todo ello sin contar lo trenes especiales que se montaban, - también en la línea de El Buitrón-, en ocasiones especiales como era el caso de las  corridas de toros de Zalamea que gozaban de gran renombre en los pueblos de alrededor. El servicio quedó suspendido al final de los años 60. Con ello se cerró la historia del ferrocarril en Zalamea; sin embargo aún quedan vestigios que todos debemos esforzarnos en conservar, trazado, puentes, estaciones y túneles, porque sin duda forman también parte de nuestro patrimonio.

 Foto del artículo:

Tren saliendo de la Estación Vieja, tras los vagones de mineral van los de pasajeros.

Manuel Domínguez Cornejo            Antonio Domínguez Pérez de León

 

31/07/2018 22:55 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

EL ALCALDE DE ZALAMEA DE LOPE DE VEGA

20180607223353-artic-revist-blog-2.jpg

Ante la reciente publicación de un libro relacionado con el tema del título que encabeza este artículo quisiéramos aclarar una cuestión.

Antes de nada queremos decir que el libro nos parece muy interesante y recomendable, felicitamos a sus autores y les agradecemos que nos mencionen expresamente; pero en la página 11 aparece un texto atribuido a un escritor extremeño, José Damián Gil Pizarro. Queremos puntualizar que este autor lo copió literalmente de nuestro artículo “El alcalde de Zalamea de Lope de Vega. Una duda razonable” que publicamos en la Revista de Feria de Zalamea la Real del año 2001(imagen de la foto), tras una larga investigación que hicimos sobre la obra y los fundamentos de Lope de Vega, y posteriormente vuelto a publicar por nosotros mismos en internet en esta blog (zalamealareal-historia.blogia.com) en dos ocasiones, la primera el 24 de marzo de 2010 y la segunda años después. Dicho escritor, José Damián Gil Pizarro, se puso en contacto con nosotros en 2012 para tratar la cuestión, como puede verse en los mensajes recibidos en el pie del artículo, y que publicó el texto en el periódico HOY sin nuestro conocimiento. Hemos creído conveniente aclarar todas estas circunstancias para evitar malos entendidos.

Dicho todo esto, para los interesados que no lo leyeran en su momento, volvemos a publicar el texto íntegro de aquel artículo que en su día suscitó mucho interés entre los aficionados a la historia.

EL ALCALDE DE ZALAMEA  LOPE DE VEGA. UNA DUDA RAZONABLE

  En ningún momento habíamos llegado a poner en tela de juicio, en el tiempo que llevamos investigando sobre la historia de Zalamea la Real, que el suceso original que da pie al drama titulado "El alcalde de Zalamea" ocurriera en Zalamea de la Serena.  Por un lado admitíamos algo que es comúnmente aceptado en círculos literarios y por otro siempre hemos creído que en nuestro pasado hay suficientes hechos de interés que justifican la entidad histórica de nuestro pueblo sin necesidad de ser identificado con el de la obra dramática. Sin embargo, desde hace unos años, algunas circunstancias han venido a sembrar en nosotros la duda y, cediendo a la natural inclinación humana por la curiosidad, decidimos dedicar algún tiempo a su investigación, investigación que, como veremos, nos deparó pequeñas sorpresas.

             Todo empezó en el año 1995 cuando se recibe en Zalamea - la nuestra - una carta de un vecino de Zurbarán (Badajoz) que hacía referencia a un texto del libro "La Hegemonía Española" de la Historia Universal de la Editorial Daimon. Consultada la referencia, en ella se asegura que el suceso tiene lugar en una aldea de la provincia de Huelva. Evidentemente Zalamea la Real. En un primer momento seguimos sin darle importancia pero en 1998 se publica la obra "Felipe II y su tiempo" de Manuel Fernández Álvarez por la Editorial Espasa, obra muy completa y documentada sobre la época de Felipe II; pues bien su autor asegura, en la página 218, que la Zalamea de Pedro Crespo es Zalamea la Real. Son ya dos afirmaciones  en el mismo sentido y esta última no puede tomarse a la ligera por cuanto la realiza todo un catedrático de Historia, reconocido especialista en la Edad Moderna. Cualquiera comprenderá que la cuestión merece, al menos, que se le dedique algún tiempo.

             Como es lógico la principal fuente de información se centra en la obra de teatro en sí. "El Alcalde de Zalamea" pertenece al género que en literatura es conocido como de "historia y leyenda española", en él se agrupan las obras que tienen como fondo argumental un hecho histórico o leyenda que en la época alcanza cierto difusión y que el autor utiliza modificando, a veces, el argumento para darle fuerza dramática e introduciendo personajes nuevos hasta el punto que, en ocasiones, el suceso original queda disfrazado de manera que resulta difícil reconocerlo. En el caso de "El alcalde de Zalamea" vamos a dar por supuesto la veracidad del suceso aunque sin determinar de principio dónde, cuándo y cómo.

            Antes de continuar hay que recordar, quizás para aclarar la perplejidad que en algunos puede haber causado el título de este artículo, que, como muchos de ustedes ya sabrán, existen dos versiones de "El alcalde de Zalamea"; una, la más conocida y también la que según los expertos alcanza mayor riqueza literaria y dramática, es aquella de la que es autor Calderón de la Barca, pero existe otra, más desconocida, con el mismo título, atribuida a Lope de Vega. La primera que se escribió, alrededor de 1610, fue la de Lope, la de Calderón es posterior, sobre 1642. Parece ser que Calderón toma la idea de Lope, modificando algo el argumento y algunos personajes, aunque bien es verdad que enriqueciéndolo literariamente hasta el punto de que con el tiempo oscureció la primera. En ninguna de las dos se aclara terminantemente a cual de las dos "Zalamea" se refiere. Justo es reconocer que en el "Alcalde" de Calderón hay indicios que hacen pensar que pudo tratarse de Zalamea de la Serena; en él se habla de que el grueso de las tropas al que pertenecen los soldados que entran en el pueblo se halla en Llerena y que su maestre de campo, Lope de Figueroa, se encuentra  en Guadalupe, ambas poblaciones extremeñas. En relación con Lope de Figueroa, que aparece en ambas obras, conviene significar que es un personaje que existió realmente; se trata de un militar que estuvo en Flandes con el duque de Alba y parece ser participó también en la campaña de Portugal. Como veremos más adelante, este detalle puede tener también su importancia.

             Continuando con la obra de Calderón,  el contexto en el que se desarrolla hace suponer que las tropas se dirigen a Portugal o regresan de allí. Está comprobado que en 1580 Felipe II concentra tropas en Badajoz con el fin de hacerlas entrar en Portugal, precediéndole,  para dar apoyo militar a sus derechos dinásticos al trono luso y Zalamea de la Serena se encuentra próxima a esa ruta.

             Sin embargo leyendo con detenimiento la obra de Lope, que no olvidemos fue la primera en escribirse y por lo tanto la más cercana al suceso original, advertimos algunos detalles dignos de tener en consideración. En primer lugar no hay referencias ni a Llerena ni a Guadalupe, se habla sólo de soldados que pasan por el pueblo y se alojan en él, van también a hacer la campaña de Portugal pero parece que el rey tiene intención de enviar el tercio de Lope de Figueroa, como así lo confiesa él mismo, a las islas Terceras (Azores) para mantenerlas en orden y evitar que de allí pueda partir alguna rebelión, con lo que bien pudiera ir a embarcarse en algunos de los puertos andaluces, lo que sitúa a nuestra Zalamea en su ruta. En segundo lugar se mencionan dos personajes significativos que no figuran luego en el "alcalde" de Calderón: Bartolo el de Berrocal y Juan Serrano;  el primero tiene como referencia de origen del personaje un pueblo cercano al nuestro con el que se mantuvo una gran relación en tiempos pasados; el segundo es un personaje cuya existencia real está documentada en  Zalamea, en el Libro de los Privilegios, primero como regidor y después como alcalde, precisamente en el periodo en el que se sitúan los hechos (1580 - 1583).

 En la versión de Lope sorprende, por otra parte, el uso de expresiones, apellidos y nombres que fueron muy comunes en nuestro pueblo, aunque, para no faltar a la verdad, hay que decir que pudieron serlo también de cualquier otro pueblo del sudoeste peninsular.

             Veamos ahora cuándo pudieron tener lugar los hechos. Menéndez y Pelayo supone que el suceso debió ocurrir entre 1580 y 1581 por los indicios que se contienen en ambas obras. Efectivamente en ellas se habla, como ya hemos dicho, del envío de tropas a Portugal para apoyar los derechos dinásticos de Felipe II al trono del país vecino, país al que se desplaza el propio rey en persona siguiendo al ejercito, hechos que acaecen en aquellos años, aunque no es descartable que pudieran ocurrir también al regreso, que se produce en 1583.

             En ese periodo nuestro pueblo, en aquel tiempo Zalamea a secas ya que el apelativo la Real lo obtuvo más tarde, se encuentra inmerso en un proceso de emancipación del señorío arzobispal y anexión a la corona. Desgraciadamente las actas capitulares correspondientes a esos años desaparecieron del archivo municipal y el único documento que aporta información es el Libro de los Privilegios de 1592. En él no aparece ningún alcalde llamado Pedro Crespo pero se narra un suceso ocurrido el 21 de Septiembre de 1582 en el que un alcalde ordinario, Alonso Pérez León, se enfrenta a un juez comisionado real que pretende desposeerlo de su vara haciendo caso omiso de un privilegio concedido un año antes; se trata de un hecho en el que se defiende el honor y la dignidad de un pueblo ante el abuso de autoridad del comisionado. Por cierto la persona a la que éste nombra nuevo alcalde es ¡Juan Serrano! que a la sazón vivía en la calle de la Iglesia

             Hay otro aspecto que conviene resaltar. Durante su desplazamiento de Madrid a Lisboa para coronarse rey de Portugal, Felipe II despacha con frecuencia asuntos relacionados con nuestro pueblo, en concreto firma de su puño y letra seis documentos relacionados con el proceso de emancipación del arzobispado, el primero es un alvala fechado en Madrid el 25 de Diciembre de 1579; antes de partir hacia Lisboa firma otros dos, una carta de privilegio el 19 de febrero de 1580 y al día siguiente, 20 de Febrero, una provisión. Estando en Mérida, el 15 de Mayo de 1580, firma la carta de desmembración del arzobispado; más tarde en Badajoz, el 3 de Noviembre de 1580, firma otra cédula- provisión relacionada con el mismo asunto y estando ya en Lisboa el 17 de Noviembre de 1581  firma una cédula haciendo entrega a nuestros antepasados de la jurisdicción y rentas. Desde luego si hay una Zalamea que al rey, y a la austera corte que le acompaña, debió sonarle, entre los asuntos menores que hubo de tratar en ese tiempo, fue la nuestra.

             Es difícil precisar hoy como debió ocurrir - si ocurrió - el suceso original que dio origen a la leyenda que su vez sirvió de base al argumento de ambas obras. Indudablemente se trató de una cuestión de honor. Entre ese momento y la primera versión de la obra transcurren casi 30 años, tiempo suficiente como para que los hechos se tergiversen, si además se le añaden las modificaciones que los autores le introducen para dramatizarlo, resulta que puede ser realmente difícil averiguarlo. Puede que incluso Lope de Vega, y más tarde Calderón, tengan conocimiento de una leyenda que sitúen al azar en un pueblo cualquiera de España. Y por qué no en nuestra Zalamea si en aquellos momentos sonó en la Corte aunque por motivos distintos    

            A pesar de todo lo expuesto queremos dejar suficientemente claro que no podemos afirmar que el suceso que dio origen al famoso drama se desarrollara en Zalamea la Real. Carecemos de pruebas concluyentes que así puedan demostrarlo pero después de leer a Lope de Vega pensamos que hay lugar para una duda razonable.

 Manuel Domínguez Cornejo                      Antonio Domínguez Pérez de León

 


07/06/2018 22:33 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

LA VÍA ROMANA URIUM-ONUBA A SU PASO POR ZALAMEA

20180515222639-calzada-3.jpg

La vía romana de Urium a Onuba, (Minas de Riotinto – Huelva) es conocida y fue descrita  en el “Itinerario Anónimo de Rávena”, documento del siglo VII, basado en otra anterior, en el que se recogen los puntos más importantes del trazado de esta vía que sabemos que partía de Pax Iulia (En Portugal), pasaba por Arucci (Aroche), llegaba a Urium (Minas de Riotinto) y se dirigía a Onuba, enlazando con la vía Onuba - Ilipla a la altura de San Juan del Puerto y fue ampliamente utilizada para dar salida a lo producción minera que no era fundida, al parecer, en su lugar de origen sino a pie de embarque.

             Hasta ahora los tramos conocidos de esta calzada a su paso por el término de Zalamea la situaban lejos de esta población; el tramo más cercano estaba junto al lugar conocido como laguna de La Pepa, a unos dos kilómetros y medios al SE de Zalamea, poniendo en entredicho la hipótesis de la existencia de un núcleo de población en el lugar que hoy ocupa el pueblo, ya que es extraño que de haber existido éste no hubiese estado en sus proximidades, pero el hallazgo de un tramo de esta vía en aceptable estado de conservación a unos escasos doscientos metros de la Estación Vieja viene a reforzar la teoría de que, efectivamente, en aquel tiempo pudiera existir ya un asentamiento de mayor o menor envergadura en el solar que hoy ocupa el pueblo.

             Como es sabido, una de las aportaciones del periodo de la dominación romana en la península fue la construcción de un sistema de comunicaciones que enlazaron prácticamente todos los núcleos de población de importancia del país para favorecer de esa forma tanto la consecuente colonización como el desarrollo de las zonas que tenía un interés económico o estratégico. Fue uno de los aspectos más destacables de lo que se dio en llamar “romanización”.

             El trazado de este sistema de comunicaciones estuvo en muchos momentos supeditado a  la existencia de poblaciones que determinaban su itinerario y en otras ocasiones la existencia de una vía de estas características fue la causa de la creación de nuevos asentamientos.

             Estas vías de comunicación son las comúnmente conocidas como “calzadas”. Aunque este nombre originalmente se refiere a un tipo de pavimentación característico, realizado con losas en la parte superficial, también se aplica a otras vías que no responden a esa forma de construcción.

             Es probable que los romanos utilizaran en determinadas regiones o zonas  el trazado ya existente  creado por otras culturas y civilizaciones anteriores. Puede que éste fuera el origen de la vía que comunicaba las minas de Riotinto con la costa  para la exportación de mineral. Lo que se solía hacer es consolidar el trazado que ya había con una  estructura que permitiera la facilidad y la comodidad de las comunicaciones. Tal vez  esto fue lo que ocurrió en Riotinto ya que esta mina fue trabajada con anterioridad a la dominación romana. Ellos continuaron explotándola intensamente y  fundaron, a la luz de los restos arqueológicos encontrados, un asentamiento de importancia en torno a la explotación.

             A la vista de los tramos hoy conocidos esta calzada, que partía de las Minas de Riotinto, pasaba cerca de El Campillo, se aproximaba a Zalamea a la altura de la Estación Vieja, como ya dijimos, siguiendo en dirección sur y pasando cerca de la ermita de San Blas, discurriendo prácticamente junto a la vía del ferrocarril de El Buitrón, pasando cerca de la Caldera Vieja, y al oeste de la finca denominada Las Tejoneras, cruzando hacia El Toconal, Corchito y de ahí en dirección a El Pozuelo, atravesando Covache y saliendo del término cerca de la Fuente de la Murta, próxima al Cruce de El Buitrón.

             Su construcción es un carril que aprovecha los lugares de más fácil tránsito, siguiendo a media altura de la falda de los montes, evitando las cañadas y los grandes desniveles para facilitar así el paso de los carros. Normalmente está tallado en la roca firme del suelo, pizarra en algunos puntos; para salvar desniveles se excavaban en la pizarra unas trincheras con las medidas justas para el paso de un carro. Nuestros tramos de calzada tienen unas características idénticas a los estudiados en otras poblaciones de la provincia por los que pasa. En su base tiene una anchura de 1,75 m, llegando a los dos metros en la parte superior de la trinchera. La huella de las ruedas  se encuentran a una distancia entre si de 1,40 m aproximadamente, lo que responde a las características propias de los carros que por allí transitaban. Este tipo de vía estaba diseñado para permitir el paso de un solo carro lo que obligaba a que de vez en cuando se dispusieran lugares donde pudieran cruzarse otros que circulaban en sentido contrario. Curiosamente en el tramo descubierto junto a las Estación Vieja es posible observar uno de estos lugares de cruce. Debieron ser carros, según las fuentes documentales, de dos ruedas de un diámetro de 1,10 m y que transportaban, según las referencias de la época, una carga de aproximadamente media tonelada de peso, aunque hay expertos que piensan que podían llegar hasta las dos toneladas.

             Se pueden observar algunas diferencias entre los tramos encontrados en nuestro término municipal y los estudiados en Valverde, por ejemplo. Son la anchura y profundidad que dejaron la huella de los carros. Según nuestra opinión esto se debe a que  en nuestro término la calzada pudo registrar un tráfico más intenso debido a que los pequeños pero numerosos núcleos de población de Zalamea sirvieron como aprovisionamiento para las minas tanto de madera como de alimentos. También es necesario reseñar que la calzada siguió siendo utilizada en el  termino de Zalamea como vía de comunicación entre nuestro pueblo y sus diferentes aldeas durante muchos siglos después de que las minas fueran abandonadas por los romanos  y prácticamente hasta comienzos del siglo XX; así lo demuestra una trinchera que se construyó en el último tercio del siglo XIX para salvar el trazado del ferrocarril de El Buitrón a Zalamea    ya que éste había cortado la antigua calzada y fue necesario construir un rebaje que le diera continuidad, cosa que no hubiese sido necesaria de haber estado en desuso

             Esta vía romana viene a dar justificación a la existencia de yacimientos de época romana hallados en sus cercanías, como era el caso del poblado y la necrópolis del Cabezo de la Cebada, así como los numerosos escoriales encontrados en sus proximidades y que plantea unos interrogantes que quizá sean dignos de un estudio aparte. Asimismo explica la situación de la ermita de San Blas levantada sobre los cimientos de un  pequeño templo romano. Es conocida la costumbre romana de colocar determinados santuarios en lugares de tránsito. En cualquier caso viene a reforzar la hipótesis que hemos apuntado ya en otras ocasiones acerca del probable nombre que tuvo Zalamea en época romana, “ Callensibus Aenanicci” o “ Callensis Enanicci” que como hemos explicado otras veces significa en una traducción libre “ En el Camino del Cobre”. De hecho las referencias del Itinerario Anónimo de Rávena, una de las fuentes que describen las calzadas romanas de  la península, dicen que la Vía que parte de Pax Iulia, pasa por Arucci y desde Urium se dirige hacía la costa deja en su margen derecha a “Callensibus Aenanicci”. Siguiendo el itinerario desde Riotinto, Zalamea queda a la derecha,  nuestro pueblo fue así una población junto a la calzada que bajaba el mineral hasta la costa de Huelva, es decir “Un lugar en el camino del Cobre”

 Manuel Domínguez Cornejo                  Antonio Domínguez Pérez de León 

15/05/2018 22:26 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

LA VIRGEN DEL ROSARIO EN NUESTRA HISTORIA

20180330231559-portada-rvd.jpg

Es evidente la importancia de conservar los documentos del pasado pues son una de la fuentes principales para la conocer la historia. Gracias a ellos hemos podido entender nuestra propia historia y la de muchas otras civilizaciones. Con ellos podemos hacernos una imagen de cómo vivían nuestros antepasados y cómo se organizaban en todos los aspectos de la vida.

   Por suerte Zalamea puede alardear, a pesar de ser un pueblo pequeño y humilde, de disponer de un gran número de documentos que han llegado hasta nuestros días en buen estado, gracias en gran medida a la conciencia conservacionista de muchos zalameños a lo largo de siglos. Durante ese tiempo muchos han estado expuestos a agentes circunstanciales  que los han podido hacer desaparecer o daña: guerras, incendios, cambios de mentalidad y regímenes políticos entre otros. A pesar de todo ello una buena parte han podido sobrevivir a esos factores adversos.

   En este artículo vamos a hablar de uno de esos documentos, que ha llegado hasta nuestros días gracias a la mentalidad a la que antes hacíamos referencia. En este punto queremos mostrar nuestro agradecimiento a Manuel Lancha Lancha por habernos facilitado la oportunidad de  estudiar el documento  al que hacemos referencia y que nos aporta nuevos datos sobre los orígenes de nuestra semana santa y su desarrollo hasta el presente.

   Se trata de las reglas de la 0rden religiosa de María Santísima de los Dolores, como reza en sus primeras páginas.

…Don Francisco Lorenzo Serrano cura de la iglesia parroquial  de nuestra señora de la Asunción de la villa de Zalamea la Real, habiéndome concedido su licencia el M.R.P. fr Ramón Mota, rector provincial de la milagrosa Orden y religión de siervos de María Santísima de los Dolores, en su convento N. S del buen suceso de la ciudad de Barcelona en veintiún días del mes de agosto del año próximo pasado de mil setecientos sesenta y dos, para fundar en la dicha iglesia parroquial una confraternidad y orden tercera de siervos y siervas de María Santísima de los Dolores en el altar que la señora tiene en dicha iglesia…  

    Es conveniente explicar qué es esta orden, cuáles fueron sus orígenes y por qué llega a Zalamea.

   Los inicios de esta orden servita se remontan a la Italia medieval. Fecha su nacimiento en Florencia en el siglo XIII, en pleno conflicto social y político, intentando dar respuesta a éste. Fue la primera creada por un grupo de personas y no por un fundador único. Otra circunstancia novedosa es que se ponen bajo la protección de la Virgen, cuando lo habitual era el culto exclusivo a Cristo y a Dios Padre.

   Estuvo a punto de desaparecer por orden episcopal si no hubiera sido por la intervención de Felipe Benicio, entonces su prior general. (Una imagen de este santo ilustra la primera página de las reglas zalameñas).

La devoción a los siete Dolores de la Virgen se fue extendiendo desde Centroeuropa  a los países del Mediterráneo, llegando a Zalamea a finales del siglo XVIII. Eran un conjunto de sucesos vividos por la Virgen María que son motivos de devoción popular: Circuncisión de Cristo, la huida a Egipto, la pérdida de  Jesús niño en el templo, Vía Crucis, crucifixión, descendimiento y entierro de Jesucristo. Todos representados en el arte por un corazón traspasado por siete espadas.

   La historia de la congregación arranca en Zalamea  a finales del siglo XVIII, cuando se funda la congregación de Nuestra Señora de los Dolores, como tercera orden servita. Eran unos años en la que los pueblos estaban especialmente sensibilizados hacia esta advocación. Como se refleja en las reglas, se hizo una imagen de la Virgen que probablemente fuera la que sucumbió durante el incendio que se produjo en la iglesia en la guerra civil y que podemos ver en fotografías de algunas semanas santas anteriores a la guerra civil, junto al Nazareno.  A partir de este momento comenzaría a crecer su devoción entre los zalameños. Los cultos fundamentales se han mantenido a lo largo de estos siglos, celebración del viernes de Dolores, salida procesional, en Semana Santa especialmente, aunque es probable que hubiera alguna más a lo largo del año, ya que su fiesta original era en 15 de Septiembre. Igualmente creemos que es muy posible que paralelamente se rindiera culto a San Felipe Benicio.

Alojado en el legajo número 6 del archivo municipal de nuestro pueblo localizamos un documento que revela datos precisos sobre las cofradías y hermandades que existían en el pueblo en 1770, así como de los gastos que realizaban en sus funciones por festividades religiosas. Se trata pues de un documento de gran valor que nos refleja cómo era la vida y costumbres de nuestros antepasados en el año de 1770 en lo que se refiere a las fiestas. En é observamos que la congregación de nuestra señora de los Dolores empleaba ciento ochenta reales en su fiesta.

   La Virgen de los Dolores también era conocida como Virgen de la Amargura, Virgen de la Piedad y Virgen de las Angustias. Este último era el nombre de la imagen que salía en procesión con la hermandad de la Vera Cruz, como podemos leer en sus reglas. Con lo que no es de descartar que sea a partir de ese momento cuando la Virgen de los Dolores se le comenzara a rendir culto en nuestro pueblo. Recordemos que en 1777 el rey Carlos III promulga una serie de leyes que hace que muchas hermandades desaparezcan o tengan que adaptar sus reglas y costumbres, como fue el que quedara prohibido flagelarse en las procesiones, aspecto que era determinante en las de la Vera Cruz. Puede que a partir de entonces esta hermandad se viera obligada a modificar algunas de sus aspectos tradicionales.

   El libro con las reglas de la Orden en cuestión consta de tres partes bien diferenciadas y de un total de catorce capítulos que vamos a resumir brevemente para no alargar en exceso este artículo.

   Comienza con un texto en el que se explica cuál es el origen de la orden, dónde comienza el culto a la virgen de los Dolores, que  esta orden seglar de los siervos de María fue oficialmente reconocida en 1424 por el Papa Martín V con una bula “Sedis apostolicae providentia”. A continuación se explica cual fue el proceso para instituirla en Zalamea la Real y cuáles deberían de ser las condiciones que tendrían que cumplir quienes quisieran pertenecer a ella.

   Tras esta primera parte comienzan a redactarse cada uno de sus catorce capítulos, que de manera detallada advierten de las normas y obligaciones de cuantos fieles, hombres y mujeres, quieran adherirse a ella.

Finaliza el documento con una aprobación de las mismas por el arzobispo de Sevilla el 5 de Noviembre de 1.763

En definitiva un valioso documento que nos ha proporcionado más información sobre los orígenes y desarrollo  de la Semana Santa zalameña.

 

Imagen: Portada de las reglas de la Orden de María Santísima de los Dolores de 1763

 

30/03/2018 23:15 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

130 ANIVERSARIO DEL AÑO DE LOS TIROS

20180126201147-teleras-8.jpg

Como reza el título que encabeza este artículo, este año se cumple el 130 aniversario del año de los tiros. Durante mucho tiempo aquel suceso  ocurrido en 1888 en la Cuenca Minera permaneció en la memoria colectiva de los zalameños y en general de todos los habitantes de los pueblos de la comarca .Lo ocurrido aquel día tuvo una gran resonancia a nivel nacional en los medios de comunicación de la época y estuvo en la primera plana política durante bastante tiempo como lo demuestran los largos y enconados debates que tuvieron lugar en el Congreso de los Diputados y en el Senado. Sin embargo el tiempo está haciendo que el recuerdo de este hecho se esté diluyendo de manera que hoy podemos encontrar  personas que al oír hablar del tema se extrañan y preguntando “qué es eso”. Para contribuir a que esto no ocurra, hemos creído conveniente hacer un somero resumen de lo sucedido y explicar el papel protagonista que tuvo Zalamea en lo ocurrido, máxime cuando algunas publicaciones parecen querer relegarla a un  segundo plano.

Recordemos que el suceso tuvo lugar el sábado 4 de febrero de 1888. Pero conviene antes hablar de los antecedentes que conducen a esa fecha. Desde muy antiguo el sistema de obtención del metal a partir del mineral extraído eran las calcinaciones al aire libre. Cuando la  Riotinto Company compra las minas al gobierno español en 1873 incrementa la producción y consecuentemente aumentan exponencialmente las calcinaciones al aire libre, popularmente conocidas como “teleras”. Esto produjo la formación de auténticas “mantas” de humo sulfuroso que afectaban a la salud y a los campos  al precipitarse en forma de lluvia ácida. En ocasiones también impedía la realización de los trabajos mineros y los obreros dejaban de percibir su salario por lo que también se convirtió en un problema laboral.

Se forma entonces en la provincia de Huelva un movimiento contrario a las calcinaciones al aire libre, la llamada “Liga Antihumista”, a la que  enseguida se adhiere y lidera Zalamea como pueblo más afectado por los emanaciones de las teleras. Este movimiento, encabezado por dos terratenientes, José Lorenzo Serrano, de Zalamea, y  José María Ordóñez Rincón, de Higuera, yerno del anterior y con propiedades en nuestro pueblo, formó  con el tiempo una extraña alianza con el movimiento obrero liderado por Maximiliano Tornet. Las razones de esta alianza pueden venir, quizá, explicadas por el interés común de su lucha contra la poderosa empresa minera.

Desde principios del año 1888 las relaciones con la Riotinto Company se fueron tensando y ante la negativa de la empresa a acceder a las peticiones de agricultores y mineros se preparó una gran manifestación  para el sábado 4 de febrero. Un grupo muy numeroso partió de Zalamea encabezadaopor Don José Lorenzo Serrano, José María Ordóñez Rincón,  el alcalde de Zalamea y el secretario del juzgado, Juan Antonio López. Como curiosidad, que resalta las intenciones pacíficas y festivas,  cabe  mencionar que iban acompañado de la banda de música local.  al pasar  por  El Campillo se le unió gente de esta población, por aquel tiempo aldea de Zalamea. Otro grupo, también muy numeroso salió de Nerva y recogió gente en El Valle. Ambos grupos se unen y entran juntas en el antiguo pueblo de Riotinto, concentrándose ante el Ayuntamiento. Allí estaban reunidos el alcalde y los concejales, deliberando sobre la conveniencia de prohibir las calcinaciones; entretanto una comisión formada por Lorenzo Serrano, Ordóñez Rincón, el alcalde de Zalamea, Juan Antonio López y Tornet entran en el edificio. Mientras, en la plaza, los manifestantes, que según los cálculos realizados serían alrededor de 12000 personas, cantan y corean lemas como “Abajo los humos” “Viva la agricultura”.

Pasado el mediodía llegan, advertidos por la propia compañía minera, que ejercía una gran influencia sobre estamentos políticos, el gobernador y una compañía del Regimiento de Infantería con sede en Huelva capital. El gobernador se dirige a los allí presentes manifestando  que no va a aceptar ningún acuerdo contra las calcinaciones  y él mismo sale al balcón desde donde increpa a los manifestantes para que se disuelvan y regresen a sus casas. Lo que sucede entonces no está aún suficientemente aclarado, el hecho es que los soldados que habían formado ante el Ayuntamiento se echan los fusiles a la cara y abren fuego a la multitud que huye espantada. El suelo queda lleno de muertos y heridos.

Aunque oficialmente sólo se reconocieron 13 muertos y poco más de 40  heridos, se calcula que hubo una cifra cercana a los cien fallecidos, entre los que murieron en el acto y los que lo hicieron en días posteriores como consecuencia de las heridas. La tradición oral dice que la banda de música de Zalamea sucumbió entera y algunos testimonios dicen que en el Alto de la Mesa hu bo casas que no volvieron a abrirse nunca al morir todos los miembros de la familia. Aunque se pagaron  algunas indemnizaciones, Gobierno y Empresa se encargaron de silenciar las consecuencias, pero el miedo a las represalias quedó instalado durante mucho tiempo entre los habitantes de los pueblos de la Cuenca.

El suceso, como hemos comentado al principio, tuvo una gran resonancia a nivel político y social. El 28 de febrero de 1888, como respuesta a la situación originada,  el gobierno publicó un decreto prohibiendo las calcinaciones al aire libre, pero el decreto no fue respetado y no mucho tiempo después fue derogado.

Nos queda por aclarar porque Zalamea tuvo un papel protagonista en este hecho.

Zalamea la Real fue el pueblo matriz de la Cuenca Minera, administraba un territorio que incluía los actuales términos de Riotinto, Nerva y El Campillo, que se fueron segregando a medida que su población fue creciendo como consecuencia de la explotación minera. El primero en hacerlo fue Riotinto  en 1841, para Zalamea aquella segregación fue un atentado a los derechos adquiridos en el siglo XVI por los que habían contraído una enorme deuda que aún seguían pagando, además de la pérdida de importantes y ricos terrenos de propios. La llegada de los ingleses supuso un gran incremento del nivel de explotación y por ende de las calcinaciones al aire libre con el consecuente daño para las explotaciones agrícola-ganaderas, pero además la compañía ofrecía trabajo  a los campesinos, aunque de mayor dureza y perjudial para la salud, pero mejor retribuido y sujeto a horario de esta manera así se veían liberados de su dependencia de los terratenientes. En el fondo se trasluce el clásico enfrentamiento entre dos sociedades, una rural, caciquil, con estructura casi feudal, y otra industrial, moderna, pero  explotadora de recursos y personas. Esta última sustrae a la primera su régimen de poder y socava sus estructuras. Por ello los líderes zalameños y el pueblo, conducido por ellos, nos dudan en ponerse al frente de este movimiento contra la todopoderosa Riotinto Company.

Durante decenas de años después aquel trágico suceso se siguió recordando en las casas, transmitiéndose de padres a hijos. Hagamos entre todos que no caiga en el olvido

Manuel Domínguez Cornejo          Antonio Domínguez Pérez de León

Si desea profundizar más en este tema puede consultar la serie de artículos que publicamos hace ya varios años   en esta misma blog pinchando en estos enlaces: 

Capítulo I - Capítulo II - Capítulo III - Capítulo IV - Capítulo V - Capítulo VI -

Capítulo VII - Capítulo VIII - Capítulo IX - Capítulo X

26/01/2018 19:59 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

EL CULTO A SAN VICENTE EN ZALAMEA PUEDE SER ANTERIOR A 1425

20171017223355-sam-vicente-blog.jpg

La reciente donación a la hermandad de las primitivas reglas de la hermandad de San Vicente de 1425, transcritas en 1638,   que hasta ahora se encontraban en paradero desconocido viene a poner de actualidad la antigüedad de unas reglas que de haberse registrado en su año hubiese sido una de las primeras hermandades de Andalucía. Pero ya hemos apuntado en otras ocasiones que probablemente el culto a San Vicente en nuestro pueblo es anterior a 1425 y puede que se practicara en Zalamea desde mediados o finales del siglo XIV. Es una afirmación arriesgada, pero los indicios que nos llevan a pensar de esta manera vienen de dos fuentes.

 En primer lugar el  contexto histórico que nos habla de una expansión del culto a San Vicente que parte del reino de Aragón en el siglo XII y se extiende por el resto de los reinos cristianos a lo largo del XIII y del XIV. Con lo que es posible que llegara aquí con los repobladores castellanos y leoneses que se establecen en el término después de la reconquista a los musulmanes. Además de en Zalamea, encontramos también referencias a su culto en la ermita de Santa Eulalia, en Almonaster, aunque este contexto histórico sería insuficiente para llegar a esta conclusión si no tuviéramos otra fuente  que le diera fundamento.

 ¿Cuál es esa otra fuente a la que nos referimos? Pues no es otra que las mismas reglas de la hermandad de 1425. Como de todos es sabido, aquellas antiguas reglas fueron transcritas en 1638 por encontrarse el original en muy mal estado, apremiados por un visitador eclesiástico que les exigía que fuesen enviadas cuanto antes  a Sevilla para ser aprobadas por el Señor Provisor. Si damos por sentado que los hermanos de entonces copiaron literalmente lo que estaba escrito  en las de 1425, como así parece ser por los que se dice en la introducción: 

 “…la dicha rregla como esta mandado… sacada a la letra es de el tenor y fforma que se dice:”   Es decir copiada literalmente.

 También al final se afirma que se ha copiado el original :

 “…Como todo lo susodicho consta de el dicho libro donde se saco y se traslado…”.

 Pues bien en aquel texto de 1425 se encuentran los indicios de los que hablábamos antes y que nos llevan a afirmar que la devoción por San Vicente estaba extendida en Zalamea antes de que se constituyera la hermandad en aquel año.

 En primer lugar en el nº 8 de la relación de rentas se dice textualmente:

 “…y anssimismo la obligacion que tienen los priostes y alcaldes de ella segun la debocion antigua que an tenido los coffrades desta santa cofradia…”

 Alusión clara a que en el momento que se redactaron las reglas ya se tenía devoción por el santo  que a partir de esa fecha sería oficialmente nuestro patrón.

 De la misma manera en el párrafo que da principio a los capítulos de las cofradía se dice:

 “… De la ración de lo que los hermanos coffrades estan en costumbre de esta santa cofradía de el señor Sant Vicente en cada un año en el buen gobierno de la cofradía es el siguiente:”

 ¡La costumbre! Es decir, los capítulos de las reglas que siguen no hacen sino recoger lo que es costumbre; dicho de otro modo, lo que se venía haciendo cada año por los devotos de San Vicente.

 Y en esto mismo se insiste  al final del capítulo 3 cuando se escribe:

“…y que tengan todos los hermanos sus belas encendidas en el entretanto que se dicen los oficios dibinos conforme a la costumbre antigua.”

Pero las reglas contienen más indicios que los expresamente escritos. Sorprende comprobar las importantes donaciones que los primeros priostes y hermanos de la cofradía realizan nada más constituida. Donaciones que buscan asegurar las rentas de las que debía disponer la hermandad para su mantenimiento y que no se explican de otra manera si no es porque aquellos antepasados nuestros ya tenían una fe consolidada en el santo.

Podemos concluir entonces en que es altamente probable que desde mucho antes de que se constituyera la hermandad en 1425, probablemente desde mediados del siglo XIV, se practicara ya la devoción a San Vicente Mártir en Zalamea, devoción posiblemente no reglada ni organizada, pero sí bastante asentada y que culminaría con la creación de la hermandad el 24 de marzo de 1425 después del solemne acto de la elección del santo como patrón, impulsados quizá por la necesidad de institucionalizar su culto para hacer frente, según nos cuentan las reglas, a una enorme epidemia de peste que asolaba la región. Epidemia de la que, según cuenta la tradición, quedo libre nuestro pueblo por la intersección del santo.

Manuel Domínguez Cornejo Antonio Domínguez Pérez de León

17/10/2017 22:33 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

LOS LÍMITES ENTRE ZALAMEA Y VALVERDE

20170808231020-acta-para-blog.jpg

UN PLEITO DE MÁS DE 400 AÑOS             

Hace ya bastantes años tuvimos acceso a la trascripción de un documento fechado en 1450 en el que se trataba de un litigio entre Zalamea, dependiente entonces del arzobispado de Sevilla, y la villa de Niebla y su lugar de Facanías, lugar que luego se independizó con el nombre de Valverde del Camino, relativo a los límites de los términos de ambas poblaciones. Este documento no nos hubiese llamado la atención más que cualquier otro si no hubiésemos comprobado más tarde que la disputa se alargó durante más de 400  años, hasta finales del siglo XIX.

             Esta cuestión, por su peculiaridad, atrajo nuestra curiosidad hasta el punto de conducirnos a investigar el tema para profundizar en los orígenes y desarrollo de este proceso. Independientemente de las implicaciones socioeconómicas, que no cabe abordar aquí por su extensión, y de la seriedad que indiscutiblemente tuvo el asunto para nuestros antepasados, hoy, desde nuestra perspectiva, el tema ofrece un aspecto ciertamente anecdótico que en lo relativo a su duración reduce a una simple escaramuza la tan cacareada guerra de los cien años entre ingleses y franceses en la Edad Media y demuestra que cuando dos partes se creen en posesión de la razón son capaces de transmitir su disputa a varias generaciones, pasándolas de padres a hijos durante más de cuatro siglos.

             El documento al que antes hicimos referencia y que inicialmente nos introdujo en el tema es una escritura donde se recogen los autos y las sentencias que sobre el conflicto da Fray Rodrigo Ortiz, comisionado de mutuo acuerdo por Don Juan de Guzmán, duque de Medina Sidonia y conde de Niebla, y don Juan de Cervantes, cardenal de Ostia y arzobispo de Sevilla, señor de Zalamea, para que resolviera sobre la colocación de los mojones (postes de mampostería destinados a marcar los límites territoriales) entre ambas poblaciones. Este hombre recibe a los alcaldes y regidores de los dos pueblos, que se acusan mutuamente de haber modificado las mojoneras que delimitan sus respectivos términos. La forma de resolverlo es interrogando a los testigos que se suponen neutrales, y que manifiestan conocer la situación de dichos puntos desde tiempo inmemorial al frecuentar la zona por las labores que en ellas realizan. Así mismo se refiere que la disputa viene de “más antiguo”.

 

            Posiblemente el origen del problema haya que buscarlo en la identificación de límites territoriales entre los distintos reinos de taifas, Hispalis y Lebla (Niebla) a los que pertenecían respectivamente Zalamea y Valverde pero probablemente esto no se puso de relieve  hasta que ambas poblaciones son reconquistadas por los cristianos y cedidas Zalamea al arzobispo de Sevilla y Niebla a los Guzmanes. Es precisamente en este momento cuando estos señores feudales ven la necesidad de establecer con claridad cuáles son los límites de sus respectivos señoríos ante los continuos enfrentamientos que se vienen produciendo entre los pobladores de uno y otro lugar por lo terrenos limítrofes. La decisión del mencionado juez Fray Rodrigo Ortiz, por muy salomónica que nos parezca, no dejó satisfechas a ninguna de las partes por lo que se desprende de posteriores documentos y los mojones eran derribados por unos y otros poco después de que volviera la espalda el último que los había colocado.

             En 1454, siendo arzobispo de Sevilla, Alonso de Fonseca, los Guzmanes le arrebatan Zalamea, no devolviéndosela hasta 22 años más tarde. No tenemos certeza de que haya relación entre este hecho y las disputas territoriales, aunque no hay que descartar que así fuera. También pudo ser una forma de presionar para favorece la aspiración de un Guzmán a la silla arzobispal.

             La siguiente referencia documental la encontramos en el Libro de los Privilegios de 1592 cuando el licenciado Miguel de Rado, juez comisionado real, procede a la delimitación del término de Zalamea para entregarlo a las autoridades de nuestro pueblo des pués de haberse comprado a sí mismo. Al llegar a los límite por el sur y ante el conocimiento de las disputas, el tal juez comisionado cita el 28 de Mayo de 1582 a los representante del concejo de Niebla y Valverde para que se persone en la identificación de los mojones. Aunque en principio los allí presentes no interponen ninguna queja, más tarde hacen saber al corregidor su disconformidad  y el procurador de Niebla requiere a Miguel de Rado para que deje en suspenso el tema ya que ha elevado el proceso a la  Real  Audiencia de Granada, protestando de su autoridad. El dicho licenciado vuelve a preguntar a los testigos presentados por Zalamea, sobre la situación de los tan traídos y llevados mojones, pero estos testigos son descalificados por los procuradores de Niebla y Valverde, tachándolos literalmente de “odiosos y sospechosos”. No obstante el mayordomo del concejo de Zalamaea, Juan González Lorenzo, insta a Rado para que continúe con el amojonamiento en virtud de la autoridad que le otorga el rey, alegando que por esa razón está por encima de cualquier magistrado. Éste así lo hace, colocándolos en el lugar que les indicaron nuestros antepasados.

             A pesar de todo, el recurso interpuesto por Niebla tuvo como consecuencia que el pleito se prolongara durante una buena parte del siglo XVII y el libro de los Privilegios hubo de viajar a Granada para servir como prueba en defensa de los intereses de Zalamea; probablemente la firma real que figura al final de este documento debió de pesar en la última decisión.

             Las distintas sentencias que se dictan acerca del tema no lo dejaron ni mucho menos resuelto, por lo que el asunto se reanuda durante el siglo XVIII, y así vemos como en 1774 el Ayuntamiento de Zalamea da poderes a un agente de Granada para que prosiga con el pleito que mantiene con Valverde por el lugar que ya se conoce como la “Contienda” haciendo alusión a las sucesivas disputas que el lugar estaba originando y durante las cuales los mojones eran destruidos frecuentemente por los pobladores de ambas villas. Al año siguiente en 1775, se dicta una nueva sentencia sobre el pleito ordenando sean colocados en los lugares que estaban antiguamente.

             Esta sentencia tampoco dejó zanjada la cuestión. Lo que presumiblemente ocurriera en esta y otras ocasiones, es que al carecerse por aquel entonces de unos agentes de la autoridad imparciales que hiciesen cumplir las resoluciones dictadas, los vecinos no conformes con ellas procedían de nuevo a modificar la situación de los puntos que se servían de límites dando pie a que resurgiera de nuevo el conflicto. Y así ocurrió efectivamente porque ya en el siglo XIX, en 1837, los Ayuntamientos de Zalamea y Valverde acuerdan constituir una comisión que realice el reconocimiento de las mojoneras en el lugar de la Fuente de la Murta. La mencionada comisión o no llegó a un acuerdo o la solución que aportó no satisfizo a las partes enfrentadas, especialmente a la de Valverde, ya que en 1892, más de 400 años después del primer proceso al que dio origen, vuelve a suscitarse la polémica según se deduce por las quejas que los vecinos de Zalamea presentan a nuestro Ayuntamiento, denunciando que la gente de Valverde, aprovechando que el monte había crecido en el lugar, habían vuelto a modificar de nuevo la situación de los mojones.

 

            Desconocemos la situación topográfica exacta en la que las distintas sentencias establecieron los límites ya que el procedimiento utilizado era colocarlos “in situ” siguiendo los testimonios de las personas que conocían el lugar, por lo que no tenemos referencia de las variaciones que se produjeron, pero se deduce de los documentos consultados que en su mayor parte eran favorables a Zalamea puesto que los recursos generalmente eran interpuestos por Valverde y en la mayoría de los casos eran los vecinos de esta población los que procedían a modificar la situación de esos puntos.

             No tenemos constancia de que en el siglo XX se reanudara el conflicto. Es posible que el cambio de las estructuras de explotación de la tierra con las que arranca el siglo y el abandono progresivo por el escaso interés agropecuario que en ese momento ofrece la zona, unido a la aparición de nuevas actividades económicas en su cercanía, como los trabajos de las Minas de El Castillo, Oriente y Palanco que dan trabajo a muchos de los lugareños que antes se ocupaban por necesidad en el aprovechamiento de aquellos terrenos hacen caer en el olvido la cuestión que durante más de cuatro siglos había tenido en constante enfrentamiento a vecinos de ambas villas. Si algún resquicio quedaba en la mente de alguien, los tractores de la repoblación de eucaliptos vinieron a dar por concluido el tema.

 Manuel Domínguez Cornejo                      Antonio Domínguez Pérez de León 

 

 

08/08/2017 23:10 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

425 ANIVERSARIO DE LA FIRMA DE LOS PRIVILEGIOS (V)

20170627212115-firma-1.jpg

La delimitación del término y su entrega al Concejo de Zalamea no supuso el fin de los problemas. Parece ser que la desmembración de Zalamea del arzobispado originó algunos conflictos con esa dignidad eclesiástica ya que hay constancia de ciertas reclamaciones del Arzobispo sobre algunos pagos que debía hacer la villa, de manera  que Felipe II se vio obligado a responder con un albalá (disposición real) de 16 de marzo de 1583, ordenando a aquel cesase sus exigencias sobre el pueblo.

             Entretanto, el dinero prestado a Zalamea es transportado a la hacienda real donde por fin llega y después de las comprobaciones obligadas, el 12 de Diciembre de 1587, se extiende por Bartolomé Portillo de Solier, tesorero general del reino, una carta de pago dando constancia de haber recibido del concejo de Zalamea la cantidad estipulada. Sin embargo la deuda contraída por el pueblo con sus fiadores tardó más de  doscientos años en pagarse. Por cierto que D. Francisco Bernal cedió los derechos de cobro de ella a la Iglesia de Sevilla a la que la villa debió de seguir pagando durante ese tiempo.

             Pero la lentitud de la administración de Felipe II es proverbial y el reconocimiento de los derechos que adquirían los zalameños por la compra de su señorío tardó en producirse. Por fin el 15 de Junio de 1592, estando en Segovia, el rey Felipe II, aquél en cuyos dominios nunca se ponía el sol, otorga Carta de Privilegio a Zalamea, haciéndola “ villa de sí y sobre sí”, dueña de su propia jurisdicción. De ella podemos extraer, por significativos, estos párrafos:

 “… y os vendo a vos, el dicho concejo, justicia y regidores, escuderos, oficiales y hombres buenos de dicha villa, así a los que ahora son como a los que serán de aquí en adelante, para siempre jamás, la dicha jurisdicción civil y  criminal… y os hago villa de sí y sobre sí… para que en la dicha villa y en los dichos términos uséis la dicha jurisdicción…”

 “…para que la gocéis perpetuamente, … y que nos, ni los reyes nuestros sucesores, ahora ni en tiempo alguno no venderemos ni apartaremos… la dicha villa de Zalamea ni su jurisdicción y términos ni la daremos a … persona alguna de cualquier calidad y condición”

 “… Y si fuéredes o fueren despojados… de la tenencia y posesión… ha de hacerlo restituir y restituirán sin dilación alguna”

 Todo un auténtico status de  autonomía política, administrativa y económica.

Finaliza la Carta  de Privilegio con la firma autógrafa del rey certificada por su secretario.

            Hemos resaltado estos trozos de la Carta de Privilegio con el fin de dar una idea del alcance de ésta ya que ello va a marcar lo que será la historia de Zalamea durante toda la Edad Moderna.

            Todo este proceso, con la firma real a la que hemos hecho referencia, se recoge en un documento de excepcional valor que conocemos como el “Libro de los Privilegios” que se conserva aún en el archivo municipal y que se debe seguir conservando  a toda costa con las medidas de seguridad que exige su importancia.

 

Manuel Domínguez Cornejo      Antonio Domínguez Pérez de León

27/06/2017 21:21 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

425 ANIVERSARIO DE LA FIRMA DE LOS PRIVILEGIOS (IV)

20170530225619-zalamea-1a.jpg

Después de ser anulada la venta de Zalamea al marqués, se inicia la delimitación del término que por aquel entonces era aún impreciso y que era necesario concretar, pero en aquel entretanto muere en el ejercicio de su cometido el licenciado Álvaro de Santander, el comisionado real desplazado a Zalamea con el fin de llevar a cabo el proceso, ocupando su cargo interinamente el doctor Burgos de Paz que lo ejerció hasta el nombramiento de don Miguel de Rado como juez de comisión para terminar de amojonar el término y entregarlo a las autoridades de Zalamea.

 Pero el primer problema surge cuando  se trata del dinero que había que entregar al rey para comprar nuestra propia jurisdicción. No disponiendo el  pueblo de esa cantidad en efectivo tuvo que embargar los bienes de propio y tomar un préstamo de doña Brígida de Arco Corso, saliendo como fiador un zalameño ilustre de aquella época, Don Francisco Bernal Estrada. Este hombre que algunos autores aseguran nació en Zalamea alcanzó muy joven altos cargos eclesiásticos en Jerez y Sevilla.

Una vez garantizados los fondos, el ocho de Mayo de 1581 Felipe II extendió una cédula por la que se concedía a Zalamea la jurisdicción y rentas jurisdiccionales de su propio término y la potestad de elegir sus alcaldes, oficiales y alguaciles, sin que se les pueda poner corregidor. Al año siguiente se procede a continuar con el amojonamiento y la delimitación de territorio para la cual había sido comisionado, tal como dijimos el licenciado Rado al que se le habían asignados un plazo de veinte días, cobrando su salario y el del escribano, Juan Catalán, del concejo de Zalamea.

 Mientras tanto, al principio de aquel año, 1582, se había procedido como era uso y costumbre, a nombrar los cargos del concejo  que regían la villa. Estos fueron, Alonso Pérez León y Alonso Romero, alcaldes ordinarios; Andrés Pérez León y Alonso González, alcaldes de la Santa Hermandad; Juan González Lorenzo, mayordomo; Pedro Alonso Bernal, alguacil; y Bernabé González, Juan Varela y Gregorio Salvador, como regidores, cargo equivalente al de los actuales concejales.

Don Miguel de Rado, dilató el proceso de amojonamiento excesivamente enfrentándose al Concejo que se exasperaba ante la lentitud de aquel en efectuar su cometido. Ya el año anterior, dicho concejo había enviado a Juan Serrano a Almonaster - pueblo que seguía un proceso paralelo al nuestro y en el que se encontraba dicho licenciado - con un requerimiento para que terminara de delimitar el término, siendo despedido con evasivas. Zalamea, protesta ante el Consejo Real de Hacienda que responde instando a Rado para que dé posesión de aquel a las autoridades de nuestro pueblo y así el 5 de Septiembre de 1582 , emprendió de nuevo su tarea. Ya en el amojonamiento se pusieron de nuevo de manifiesto las disputas entre Zalamea y Niebla por cuestiones de límites entre sus respectivos términos, a los que ya hemos hecho referencia en un artículo anterior (Los límites entre Zalamea y Valverde, un pleito de mas de 400 años). En todo este proceso estuvo acompañado por Juan González  Lorenzo, mayordomo del Concejo, como antes dijimos, al que por último le hace entrega solemne de los edificios públicos, la cárcel, el pósito y las casas del  Cabildo. A renglón seguido les hizo saber su intención de darles posesión de sus cargos en nombre del rey.

             Esto no fue del agrado de los munícipes zalameños que entendían , según la cédula de 8 de Mayo de 1581, por la que el rey les concedía la potestad de elegir sus cargos sin que se le pudiera poner corregidor, que Rado había cumplido ya su función como mero juez de comisión y por tanto no podía nombrar los cargos del concejo. De esta manera le presentaron, el 20 de Septiembre de 1582, un requerimiento para que no osase  molestarles en la posesión de sus varas. No obstante el licenciado insiste en su intención  y les convoca con ese fin el domingo, 23 de septiembre en las casas del Cabildo.

             En principio parece ser que su propósito fue la de ratificar a los que ya estaban, sin embargo para algunos miembros de la corporación aquello suponía un atentado a su honor y dignidad en tanto que era hacerles entrega de algo por lo que habían pagado y que consideraban fuera de lugar. Llegado el momento, determinados miembros del concejo optaron por plegarse a la autoridad de Miguel de Rado y les entregaron sus varas que éste les devolvió después de haberlas juntado con la suya como símbolo de posesión real, pero otros, encabezados por el alcalde Alonso Pérez León, se resistieron a hacerlo adoptando una postura enérgica y orgullosa ante el corregidor. Y así, tal como aparece en los documentos, “…habiéndosela dado no la acabó de soltar porque la mantuvo asida por un extremo de ella” Y para evitar un escándalo público el licenciado “…dio la suya propia a Juan Serrano, de la calle de la Iglesia…”, destituyendo a Alonso Pérez de León, y haciendo lo mismo con los tres regidores que le habían apoyado, nombrando a otros nuevos. Los destituidos presentaron al día siguiente una reclamación exigiendo la posesión de las rentas del almojarifazgo. 

Manuel Domínguez Cornejo       Antonio Domínguez Pérez de León

30/05/2017 22:56 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris