Facebook Twitter Google +1     Admin

425 ANIVERSARIO DE LOS PRIVILEGIOS DE ZALAMEA LA REAL (II)

20170330005440-emisario-real.jpg

LOS ORÍGENES

En una fecha imprecisa a finales de 1579 o principios de 1580 un funcionario real de nombre Juan Ruiz Carrillo llega a Zalamea  probablemente por el camino real procedente de Sevilla, que entraba en el pueblo por la zona que hoy es conocida como Puerta Real.

 Los lugareños que presenciaron la entrada de este hombre ataviado con una vestimenta que le distinguía como enviado del rey escucharon sus preguntas sobre dónde podía encontrar a los alcaldes ordinarios (en aquellos tiempos había dos). Seguramente alguien lo acompañó hasta dar con ellos. Después de presentarse  se reunió en la casa del Concejo con los dos alcaldes ordinarios y con el mayordomo a los que pidió los datos de población y renta, marchándose a continuación. Los responsables municipales se quedarían intrigados por esta visita, pero meses más tarde se presentó en el pueblo el licenciado Álvaro de Santander que tomó posesión de la villa en nombre del rey, notificándoles a las autoridades locales que desde el 1 de Enero de 1580 habían dejado de pertenecer al arzobispado de Sevilla.

En un principio aquella noticia debió de crear gran inquietud en los corazones de aquellos sencillos antepasados nuestro. Durante 300 años habían tenido como señor en lo espiritual y en lo temporal al arzobispo de Sevilla.

De esta manera se dio inicio a un proceso que duraría doce largos años y que finalizó con la firma de los privilegios por el rey Felipe II en Segovia el 15 de Junio de 1592. Durante esos doce años ocurrieron muchas cosas, algunas de ellas transcendentales para el futuro de nuestro pueblo, cosas  que pretendemos contarle en los sucesivos artículos que iniciamos ahora.

Conviene, no obstante, antes de entrar en materia, explicar en definitiva que son los privilegios de Zalamea. Se trata de un documento firmado de puño y letra por el rey Felipe II donde se recoge un conjunto de derechos que se le otorga al pueblo de Zalamea por haber comprado la condición de ser “villa de sí y sobre sí”.

El privilegio es pues una especie de decreto real, que tiene el máximo rango dentro de los protocolos reales, en el que se otorgaba las condiciones  y derechos que  adquiría Zalamea en su nuevo status tras la emancipación del arzobispado. Este privilegio se encuentra al final de un  documento que tiene la forma de libro al que le da nombre. En realidad se trata de una recopilación de cédulas y descripción de las  actuaciones llevadas a cabo para delimitar el término, los bienes comunales y la entrega de poderes, de manera que en él se cuenta todo el proceso desde el momento en el que el rey decide anexionarse la Villa de Zalamea hasta la firma del privilegio en 1592. Este documento es conocido como “Libro de los Privilegios” y se conserva afortunadamente en el archivo municipal de Zalamea la Real, siendo, junto a las Ordenanzas Municipales de 1535, una de las joyas documentales de nuestro pueblo.

Manuel Domínguez Cornejo       Antonio Domínguez Pérez de León

30/03/2017 00:54 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris