Facebook Twitter Google +1     Admin

LA METALURGIA EN EL POBLADO DE CHINFLÓN (III)

20210629202308-pieza-chinflon.jpg

Hoy conocemos el proceso de fundición tanto por los restos hallados en el poblado como por el paralelismo con otros poblados de similares características ya estudiados. Para fundir y extraer el metal de cobre se utilizaban unos hornos realizados con barro. Tenían una forma cilíndrica con un diámetro aproximado de unos  40 centímetros y una altura  de entre 40 y 50 centímetros, disponían de  una o dos toberas laterales por donde se insuflaba el aire  para aumentar la temperatura del fuego que ardía en el interior alimentado a base de carbón vegetal. Alcanzada la temperatura óptima se introducía en ese mismo horno el mineral triturado y se continuaba insuflando aire para mantener la temperatura de fundición de la mena. Esta fundición producía una especie de lagrimitas de cobre que quedaban depositadas en el interior de horno mezcladas con los restos de carbón, cenizas y escorias. Tras enfriarse estas “lagrimas” de cobre eran cuidadosamente separadas de resto del material.

Por ultimo una vez que se conseguía un número considerable de estos pequeños trozos o lágrimas de cobre se reunían todas en un crisol donde se las sometía de nuevo a altas temperatura para que fundieran entre sí y formaran una especie de torta de cobre, como la que podemos ver en la imagen.

Como se puede apreciar en ella este material fundido adquiría la forma de casquete esférico del crisol o recipiente. El proceso que hemos explicado en pocas palabras suponía un enorme esfuerzo y el empleo de una gran cantidad de tiempo para obtener una pequeña cantidad de cobre lo que revela el valor de este metal en la época de la que estamos hablando.

Hace unos años tuvimos la oportunidad de estudiar una de estas piezas de cobre hallada en el poblado de Chinflón en superficie por un equipo de arqueólogos. Esta pieza que es la que aparece en la imagen pudimos fotografiarla, medirla y pesarla. Hemos recuperado los datos que archivamos en su momento para completar esta serie de artículos.

La pieza aportó interesantes datos sobre las características del cobre que se extraía  y producía en Chinflón. Tiene, como dijimos, forma de casquete esférico con una altura en su centro de 2,5 cm y 9 cm de diámetro en el círculo superior. Su peso es de 750 gramos y su volumen de 120 cm3 , lo que nos da un peso específico de la pieza de 6,25 g/cm3 . Teniendo en cuenta que el peso específico del cobre en estado puro sólido es de 8, 96 g/cm3  nos da que dicha pieza tiene una pureza del 70 %. Esto supone que el nivel de de calidad de la fundición es más alto del que en un principio se le suponía. Como es lógico la pieza tiene un 30% de aire e impurezas en su interior.

Hoy solo podemos hacer conjeturas sobre el destino que tenía este cobre. Al no haberse hallado útiles de cobre en la zona se infiere que se dedicaba fundamentalmente al comercio. Posiblemente gente que procedían de otras zonas intercambiaban ese cobre por otros productos.

Son los primeros pasos que dieron lugar al comercio de cobre y estaño, que durante la edad del Bronce daría paso a las primeras colonizaciones en la provincia de Huelva.

 

29/06/2021 20:23 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris