Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS HUÉRFANOS DE LA GUERRA CIVIL

20161216205506-ninos-huerfanos-republicanos-3.jpg

El 25 de Agosto de 1936 las tropas nacionales entran en Zalamea y ocupan el pueblo. (Véase en este enlace el artículo sobre la guerra civil en Zalamea) Se establece entonces un gobierno encabezado por las fuerzas vivas  más vinculadas al Movimiento Nacional que como bien es sabido realizaron en las primeras semanas un dura represión  de los partidarios y simpatizantes del bando republicano, represión que luego se mantuvo en mayor o menor medida a lo largo de los años que duró la contienda.

Mucho se ha escrito y publicado desde entonces acerca de los represaliados de uno y otro bando y de las víctimas de aquella cruenta guerra civil. Pero hay un documento en el archivo municipal que nos habla de unas víctimas de las que poco se ha dicho y que refleja la verdadera dimensión de los efectos que tuvo en la población de Zalamea. Se trata de una relación realizada en 1937  de los huérfanos cuyos padres habían fallecido durante la represión o en los actos de guerra. La causa de la  orfandad es definida como “fallecimiento del padre en los actuales sucesos”. Eufemismo que intenta disfrazar la verdadera causa de la muerte de los padres de aquellos niños.

Como dijimos anteriormente, el número de ellos  que aparece en este documento refleja fielmente los demoledores efectos de aquella guerra en nuestro pueblo por una causa u otra.

En la relación aparecen en el año 1937, 97 huérfanos, de los cuales 51 eran niños y 46 niñas.

De ellos 11 eran menores de 2 años, 30 se encontraban entre 2 y 6 años y 36 entre 7 y doce años.

El resto, es decir 20 niños, eran mayores de 12 años.

La relación se completa con un apéndice realizado en 1938 en el que figuran 16 niños más, de los cuales 10 eran niños y 6 niñas, de estos dos eran menores de 2 años. Ocho contaban entre 2 y 6 años, 4 entre 7 y 12 años y dos eran mayores de 12 años.

Al final de la relación aparecen añadidos 4 niños más de una misma familia  que tenían 4, 7, 8 y 10 años respectivamente.

Como es lógico para la época abundan entre todos ellos las familias numerosas.

Había tres familias con 5 hijos y otra con 6.

Otras tres familias tenían 4 hijos

El resto tenían entre 3, 2 y 1 hijo.

En el documento no se hace constar cuál fue el objeto de esta relación, en principio el documento estaba dirigido a la diputación provincial e imaginamos que la intención era probablemente proporcionarles algún tipo de recurso que les permitiera subsistir, ya que, especialmente los huérfanos de represaliados, vivían prácticamente de la caridad ajena, fueran familiares o vecinos. Aunque sería exhaustivo dar sus nombres por otro lado a  estas alturas innecesario,  son perfectamente reconocibles los hijos de algunos de los que más destacaron en defensa de la república.

Los niños fueron, una vez más, las víctimas olvidadas de la guerra.

Imagen de la foto: Huérfanos de la guerra civil en un hospicio de Valencia

 

Manuel Domínguez Cornejo        Antonio Domínguez Pérez de León

16/12/2016 20:48 mdc y adpdl Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris