Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2012.

EL MEGALITISMO EN ZALAMEA LA REAL IV

20120215010436-tholo-2b.jpg

THOLOS Y CISTAS

 Abordaremos en este capítulo los dos últimos tipos de monumentos megalíticos que hemos descrito.

En lo que se refiere al modelo que enunciamos en el punto d, sepulcro de falsa cúpula o tholo, el que hallamos en nuestro término se encuadra dentro del subtipo II de la clasificación que diera Cabrero García de los monumentos de la provincia de Huelva. Hasta hace bien poco tiempo todas la referencias documentales que se publicaron sobre este tipo de enterramiento los localizan en zonas fértiles situadas más al sur, en la Campiña o bien hacia el oeste, Andévalo occidental, careciéndose de documentación sobre la existencia de estos enterramientos en zonas mineras, por los que se les consideró impropios de este ámbito, sin embargo, tras el hallazgo que hicimos de dos tholos en el área occidental de Zalamea, se plantea la necesidad de reconsiderar y extender hasta nuestra zona el área de difusión de estos sepulcros de falsa cúpula. Posiblemente la fragilidad de esos monumentos ha condicionado su destrucción y ha dificultado su hallazgo. No es de extrañar que su número fuese más elevado del que ahora mismo se conoce.

      Estos monumentos constan de dos partes bien diferenciadas, un corredor y una cámara circular a la que da acceso aquel. La cámara está construida con ortostatos bien trabajados, de similar tamaño y poco grosor que sirven para revestir la pared y no para soportar la cubierta. Esta  está formada por una falsa cúpula realizada por aproximación de hileras de piedras  acuñadas y recubiertas con barro para compactarlas. En lo que respecta al corredor, es recto, de paredes paralelas y asimétricas a diferencia del de galería, que va creciendo a medida  que se aproxima a la cámara, levantado igualmente con ortostatos verticales sobre los que se disponían otros horizontales que  le servían de cubierta. El monumento se construye previa excavación en el firme de una fosa para la cámara y una zanja para el corredor que pudo servir como soporte a la  cobertura, dicho con las reservas propias al carecer de datos directos, ya que los sepulcros hallados se encuentran en un grado de destrucción bastante avanzado. En los hallados en nuestra zona, el túmulo difiere notablemente de los de galería, mientras que en aquellos se trata de una colina artificial levantada para cubrir el monumento en estos es una prolongación de un montículo natural en el que se ha practicado la excavación. No podemos asegurar, por el avanzado estado de deterioro, la existencia de un anillo peristalítico ya que estos casos no es tan preciso como cuando se levanta la colina artificial a la que sirva de sujeción, aunque por paralelos conocidos en la provincia de Huelva es deducible su presencia. En el tholo la orientación es Este-Oeste con el corredor hacia levante.

      El último modelo de monumento que hemos relacionado es la cista megalítica. Se trata de una sepultura de forma cuadrangular a la que se accedía por su cubierta. Consta básicamente de losas mal trabajadas que conforma las cuatro paredes que configuran el monumento. Sus dimensiones oscilan entre los 2,20- 2,45 m. de largo por 1,10-0,55 m. de ancho. La parte superior estaba cerrada con grandes losas horizontales. Conservan restos de túmulo que originalmente la cubrirían en su totalidad y cuyas medidas oscilan entre 12 y 15 metros. Posiblemente careciesen de anillo peristalítico. Para construir este tipo de enterramiento se excavaba en el firme un hueco con las dimensiones que se les pretendían dar a las sepulturas y en el que se disponía delimitando el perímetro las losas verticales culminadas por la horizontales, cubriéndose luego con tierra. Se aprovechaba para ello una colina natural. La orientación en estos enterramientos no sigue unas pautas fijas.

Imagen de la foto: Restos de un tholo hallado al oeste de El Villar

Manuel Domínguez Cornejo        Antonio Domínguez Pérez de León

 

15/02/2012 01:04 mdc y adpdl Enlace permanente. Prehistoria No hay comentarios. Comentar.

EL MEGALITISMO EN ZALAMEA LA REAL (V)

20120229202751-placa-2.jpg

EL AJUAR

En cuanto al ajuar que han arrojado los tres tipo de dólmenes de galería que hemos relacionado, encontramos dos corrientes culturales bien diferenciadas conforme a su origen y cronología. En primer lugar hay que destacar el material correspondiente a una fase neolítica propia e pueblos pastores, y que es el más abundante de nuestros dólmenes, consistentes en hachas de sección circular que sólo tienen pulimentado el filo, escoplos y azuelas hechas en piedras eruptivas y ocasionalmente en fibrolitas, microlitos de formas muy variadas, cuchillos de silex sin retoques placas de esquisto grabadas con un orificio y a veces con dos cuyos motivos decorativos son representaciones de ojos o bien triángulos y líneas oblicuas así como bastones o báculos, también de esquisto, generalmente sin decoración y con un sólo orificio.

En segundo lugar  hallamos un ajuar que se corresponde al período calcolítico compuesto por puntas de flechas de lado recto o algo curvo y base recta o cóncavo generalmente retocadas en los dólmenes, alabardas triangulares, cuchillos con retoques marginales y microlitos retocados, todos ellos en silex, pequeños núcleos de cristal de roca, cuentas de collar discoides bicónicas en forma de aceitunas, cilíndrica, talladas en esquisto, serpentinas, mármol y pequeños colgantes  de piedra verde clara. Junto a los útiles objetos de adorno, se encuentran también ídolos de tipo almeriense de cuerpo esbelto, hombros elevados y parte inferior triangular, lados rectos o bien  con cuerpo ancho que se estrena en el Centro. En cuanto al metal, sólo se ha hallado un objeto de cobre en forma de punzón, totalmente estropeado.

 En lo que respecta a la cerámica, es de cierta uniformidad y están presentes vasos esféricos, cuencos altos de fondo esférico y paredes rectas o inclinada, cuencos semiesférico, vasos globulares con cuello estrecho y exvasados, vasos carenados, etc. El material en el que están fabricados es de una pasta comúnmente pardusca, roja, gris, o negra y a veces presentan mamelones.

Tomando como referencia el ajuar encontrado podemos sacar las siguientes conclusiones finales acerca de la datación cronológica del megalitismo en Zalamea:

El origen del megalitismo se remonta, como hemos dicho, a finales del Neolítico prolongándose a lo largo del Calcolítico. Los últimos hallazgos estudiados en el Alentejo portugués por medio del método del Carbono 14, así como los ya conocidos en el oeste   de Europa, apuntan que el inicio de este fenómeno se produce en la fachada atlántica europea, sin poder definir con exactitud que región fue la primera en emplear este tipo de enterramientos que después se extenderían hacia el interior del continente. Posteriormente encontramos otros focos en el Este de Europa (Mar Egeo) que va a irradiar su influencia por todo el litoral mediterráneo, llegando hasta la Península. Pudo ocurrir que llegase a nuestra zona coincidiendo con la etapa de transición hacia la Edad del Cobre, caracterizada por las cazuelas carenadas, puntas de flechas y pesas de telar. Con todo, no hay pruebas contundentes ya que algunos ajuares vienen del Neolítico, como ya dijimos, continúan  durante el Calcolítico junto a los nuevos elementos surgidos en este periodo de transición.

Así pues,  no todos los ajuares ni monumentos megalíticos son contemporáneos y aunque creemos que los primeros sepulcros dolménicos ya estarían introduciéndose en esta zona a finales del cuarto milenio, hemos de concluir que, por los datos hasta el momento conocidos, nuestras tumbas megalíticas pueden ser fechadas entre el 2.800 y el 2.000 a.C.., sufriendo algunas de ellas reutilización en el bronce antiguo, como podemos ver con los recipientes cerámicos, similares en algunos casos a los encontrados en cistas megalíticas de nuestra provincia.

Manuel Domínguez Cornejo        Antonio Domínguez Pérez de León

29/02/2012 20:27 mdc y adpdl Enlace permanente. Prehistoria No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris