Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2015.

ACTAS CAPITULARES DEL ARCHIVO MUNICIPAL (I)

20150824194927-acta-compuesta-2.jpg

Las actas capitulares son los documentos del archivo municipal donde quedan registradas las deliberaciones y los acuerdos de los miembros de la corporación. Son documentos de gran interés ya que en ellas  aparecen datos acerca de la apreciación que los componentes del Ayuntamiento tuvieron de los hechos de la historia general o de las decisiones sobre acontecimientos que incidieron en la historia local. Su confrontación con los hechos ofrece siempre información interesante y en ocasiones hasta sorprendente.

Las primeras actas que se conservan, si exceptuamos la que aparece reflejada en el libro de las Ordenanzas Municipales de 1535, son de 1578 aunque desgraciadamente, al menos en el momento el que nosotros estuvimos estudiándolas, habían desaparecido precisamente las correspondientes al periodo del proceso de emancipación del arzobispado (1579-1592). Estas actas hubieran proporcionado datos  sobre como se vivió desde el cabildo aquel proceso. Otra cuestión que nos llamó poderosamente la atención fue que algunos miembros de la corporación municipal firmaban, especialmente en las primeras actas, con marcas o señales. La educación no estaba ni mucho menos generalizada y la lectura y la escritura estaba reservada para unos pocos, por lo que con frecuencia eran nombradas personas, hombres buenos, cristianos viejos y distinguidos,  que no dominaban el mecanismo de la lectura y la  escritura y probablemente dejaban constancia de su presencia con marcas o señales por considerarlas más identificativas de su persona, o con sus propios nombres que, más que escribir, dibujaban. 

 Pasaremos en este capítulo, y en otros que le seguirán, a referir algunos aspectos de su contenido que nos parece conveniente poner de relieve por su importancia o curiosidad.

 Uno de los asuntos que acaparó la atención de nuestros munícipes es el famoso litigio que se tuvo con Niebla y su lugar de Facanías (hoy Valverde del Camino) por la delimitación de los términos de ambas poblaciones y que se prolongó durante más de 400 años (para más información sobre este tema pulsar aquí) y de esta manera observamos como se registran en las actas  las quejas de algunos vecinos de Zalamea que denuncian a los de Valverde por mover de su posición los mojones o cuando en 1686 se acuerda incoar un proceso a 40 individuos que arrancaron dichos mojones de su lugar.

Igualmente se pone de manifiesto en ellas  las consecuencias de las sucesivas guerras que España mantuvo con Portugal porque,  aunque nuestro término, que sepamos,  no fue escenario de ninguna batalla sí sufrió el paso de los ejércitos españoles hacía la frontera con todo lo que ello acarreaba. Así leemos como en 1711 se hace constar que el conde de Peruela ordenó requisar todo el trigo del Pósito y se presentó en la villa con diez compañias de dragones para que fueran alojados en las casas, lo que dejó a la población en una situación de penuria tal que el concejo se vio forzado a vender unos terrenos comunales, el denominado valle de Campofrío, para hacer frente a la difícil situación económica en la que los militares habían dejado a los vecinos. No era cuestión de patriotismo, era cuestión de supervivencia.

En las actas capitulares podemos hacer también un seguimiento de cómo el pueblo hubo de enfrentarse a la suspensión de los privilegios otorgados por Felipe II – privilegios otorgados previo pago, naturalmente, de 15 cuentos (millones) 104.190 maravedíes, que tuvo embargado al pueblo durante más de dos siglos- ;  suspensión que se llevó  a cabo en varias ocasiones  a lo largo del siglo XVII y XVIII. Sucedía que los gobiernos de la nueva dinastía borbónica nada entendían  de aquellos antiguos privilegios y con frecuencia tomaban decisiones que contravenían lo establecido en aquel documento (apropiación de terrenos de propios, nombramientos de alcaldes mayores, concesión de minas) por lo que el concejo se veía obligado a nombrar procuradores que defendieran en la Real Audiencia y Chancillería de Granada  los derechos concedidos en aquella Carta de Privilegio firmada de puño y letra por Felipe II en Segovia el 15 de Junio de 1592. Por lo que sabemos, el algunos casos ganó el pleito Zalamea.

 

 Imagen de la foto: Acta capitular de 13 de julio de 1578. En ella se acuerda destituir a Franscico Pérez como cuadrillero de la Santa Hermandad y nombrar en su lugar a Pedro Vázquez, que está presente y acepta y jura el cargo. Obsérvese como algunos miembros de la corporación firman con marcas o señales. 

24/08/2015 19:49 mdc y adpdl Enlace permanente. Varias épocas No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris